Ingresa tu mail para recibir nuestro boletín gratuito:

Ingresa tu mail aquí y presiona "Inscribirme gratis!":


Están online


domingo, 20 de septiembre de 2009

Los Beatles: Nadie después de ellos

"Esa hipócrita beatlemanía ha mordido el polvo", cantaban The Clash en London calling, un tema de 1979. No podían estar más equivocados: ni antes ni después ha habido una banda tan grande. Nadie ha conseguido igualar su importancia en ningún aspecto ¿Son una cumbre creativa o un producto de marketing tan logrado que resulta imbatible? Desaparecidos los de Liverpool, ¿no hay nada que merezca la pena?
  • Nadie ha conseguido igualar su importancia en ningún aspecto
  • Los mayores de 40 son el núcleo duro de compradores de discos
  • Los medios están más fragmentados. Es difícil tener ese tipo de impacto
  • Las superestrellas son productos multimedia para adolescentes
"Hay gente que ha hecho discos mejores que ellos, pero en conjunto, ponderando todos los elementos, musicales y sociológicos, creo que es el grupo que mejor ha definido lo que hoy por hoy entendemos como pop: la popularización absoluta de un producto combinada con un continuo misterio acerca de su éxito; como JFK, el Fairy o Danone. El buen pop siempre tiene algo de juguete religioso", aventura el escritor Agustín Fernández Mayo.

En 2009, The Beatles está a punto de convertirse en la banda más vendedora de esta década. En Estados Unidos, el único lugar del mundo donde se contabilizan realmente las copias vendidas, manda Eminem, con 32 millones. Pero le siguen los Beatles, con más de 28. Y suyo es el disco más exitoso de esta década, 1, antología que lleva casi doce millones sólo en ese país. Si sumamos los cuatro millones de copias fabricadas, 52.000 de ellas para España, de los remasters (complementado por el marketing del videojuego The Beatles: Rock band), "los británicos habrán superado al rapero de Detroit antes de que acabe 2009", aseguraba en estas páginas recientemente el crítico musical Diego A. Manrique.

Es otra de esas cifras impresionantes vinculadas a los de Liverpool. La banda de los "mil millones de discos" vendidos "hasta ayer" según su compañía. "Ayer" es el 9 de septiembre de 2009, día en que se lanzó la anunciada y, según muchos, esperadísima edición remasterizada de sus álbumes. "Es increíble", dice un veterano disquero que prefiere no dar su identidad. "¿Versión remasterizada? Mira, yo me dedico a esto y ni sé muy bien qué es. Y si pregunto en mi oficina, dudo que alguien sea capaz de darme una definición correcta. Así que el público mucho menos". Esto por no hablar de que resulta dudoso que la generación que escucha la música en MP3 y móviles tenga mucho interés en la calidad de sonido.

Tampoco hay que tomarse los números al pie de la letra. Los mil millones esconden que en realidad hace tiempo que se perdió la cuenta. Lo que sí es cierto es que 15 de los nuevos lanzamientos -todos menos Yellow submarine-, están hoy entre los cien más vendidos en España. Hay ya 6.107 unidades despachadas. The Beatles stereo box set ocupa el tercer puesto de la clasificación, con 1.430 ejemplares, 900 menos que el número uno, Aviones, de Pereza. La diferencia es que la caja de los de Liverpool cuesta alrededor de 240 euros. Entre las reediciones de los álbumes originales, Abbey Road es el que más ha vendido. Está en el puesto 13 con 695 copias.

Cifras escuálidas. Y son siempre así. Por eso es una gran semana para la muy dañada multinacional EMI. Más teniendo en cuenta que los discos de los Beatles se siguen vendiendo como si fueran una novedad, a 16 euros los sencillos y 24 los dobles, algo que no es ni mucho menos habitual. "Actualmente el núcleo duro de los compradores de discos está compuesto por mayores de 40 años. Y la marca Beatles es muy atractiva para ese sector. Los grandes fenómenos de ventas se explican bien dentro de ese contexto. No es tan distinto a lo que ha pasado con Miguel Bosé en España. ¿A quién va dirigido Papito, hasta en el título, si no es a ese tramo? Es un público que no descarga, ni usa Internet para la música", razona Ricardo Urias, director de estrategia e innovación de la consultora Havas Media.

"Y a esto hay que unir otra cuestión, los Beatles como marca son producto de una época. Nacen en los sesenta, la era en la que se crean las grandes marcas, Coca-Cola, Marlboro, McDonald's... En aquel momento reinaban los mass media, unos pocos se dirigían a todo el mundo. Con una campaña en una cadena de televisión, dos periódicos y cuatro emisoras de radio estabas en condiciones de crear una marca. Eso ahora es imposible. Es el momento de los social media, muchos se dirigen a muchos. La paradoja es que ahora, si usas los mass media, lejos de crear una marca, lo más seguro es que pongas al producto bajo sospecha de ser algo prefabricado", concluye.

Daniel Hunt miembro del grupo de pop electrónico Ladytron y productor (su último trabajo ha sido grabar tres canciones para el que será el nuevo disco de Cristina Aguilera) insiste en esta idea. "Yo no pertenezco a esa generación, pero he nacido y me he criado en Liverpool y allí se considera a los Beatles más en términos religiosos que musicales. Pero si me preguntas porque esto no volverá a pasar, la explicación natural es que los medios de comunicación están mucho más fragmentados. Incluso en comparación con hace 20 años, es difícil tener ese tipo de impacto. Creo que ya es imposible, al menos que algún cataclismo inesperado sacuda a los medios".

Un ejemplo: la noche en que dio comienzo la beatlemanía en Estados Unidos, el 9 de febrero de 1964, con la aparición del cuarteto en el programa de Ed Sullivan, un 75% de los americanos que veían la televisión sintonizaban aquella cadena. Ahora, el gran momento televisivo del año en ese país es la retransmisión de la Superbowl, que en su última edición consiguió una audiencia del 42,5%. "Y eso que las grandes marcas actuales son básicamente las deportivas. Digamos que gracias a las competiciones, -la Champions, los mundiales de atletismo-, es fácil saber quién es el mejor. En música no hay un Gran slam, como en tenis", explica Urias.

Es un mundo nuevo, distinto a aquel que conocieron generaciones anteriores y que sigue en movimiento. "Los grandes festivales de música tienen problemas para conseguir llenar sus escenarios principales. Cada vez es más difícil encontrar músicos capaces de atraer 50.000 personas. Y, al mismo tiempo, sus carpas menores, aquellas pensadas para 6.000 0 7.000, se les quedan pequeñas. Es uno de los debates más importantes que se están produciendo hoy en día en este negocio. Quizás el modelo del cabeza de cartel y los grupos para completar sea obsoleto y haya que tender a certámenes más horizontales", cuenta Christian Hald Buhl, director de estrategia del festival danés Spot.

Es la teoría de la clase media. En el pop, mientras las multinacionales imponían sus criterios con ayuda de la publicidad era más cómodo y rentable fijar los recursos en unos pocos músicos y convertirlos en estrellas, en aristocracia, condenando al resto a la semiindigencia, al proletariado pop. Pero con la aparición de Internet como herramienta fundamental para la distribución de la música, los pequeños ya no lo son tanto y los grandes lo son menos. "La democratización de la música vía internet y la eclosión de los medios de comunicación alternativos, de los blogs a las webs nicho, han provocado dos cosas: que la gente tenga una oferta ilimitada donde elegir y que uno mismo acaba convirtiéndose en su propio prescriptor", dice Borja Prieto, de la web MySpace. "Los medios tradicionales tienen una audiencia más dispersa y la gente atiende cada vez más a recomendaciones de amigos y a focos de información nicho. Ya nadie te dice qué escuchar y eso afecta directamente a las superestrellas. Hay menos superestrellas con un superéxito y muchas pequeñas con un éxito más medido. Desde luego es mucho más apasionante".

En la actualidad, salvo contadas excepciones motivadas por una avalancha informativa, como la muerte de Michael Jackson, los grandes fenómenos de ventas se reducen a los discos para adolescentes, casi niños, como Jonas Brothers o Hanna Montana. Y en este caso se trata de productos globales fundamentados en series de televisión, películas o merchadising. "Pero, si te fijas, tampoco es tan distinto a lo que hacían entonces The Beatles. Fueron un fenómeno de fans para jovencitas. Lo que pasa es que fueron evolucionando como hicieron pocos. Yo creo que a nivel comercial los productos de la factoría Disney son los que están más cerca de reproducirlo", dice Javier Liñan, director de la discográfica El Volcán.

Todo lo cual no quita un ápice de importancia a The Beatles en ningún plano. "Estos tíos lo inventaron todo. Y además todo lo que inventaron era muy bonito", dice Javier Pintor, jefe de marketing de EMI y encargado de este lanzamiento en España. Una explicación, la de su calidad muy superior a todo lo que hubo antes y todo lo que ha habido después, en la que muchos creen. La música no es en realidad más que matemáticas intuitivas. Todo sería reducible a formulas numéricas. El oyente no tiene que conocerlas pero están ahí. Si nos fiamos de los científicos beatlemaniacos (francamente, sus explicaciones técnicas resultan demasiado complicadas como para incluirlas aquí) las ecuaciones de las canciones de los Beatles son muy especiales.

Pero de esta explicación se desprende un problema. Si todo es reducible a una fórmula, debería ser imitable. Visto entonces que, de momento, ni humanos ni androides han conseguido igualar a los de Liverpool, quizás haya que buscar la respuesta en lo sentimental. En fans como Guillermo Sánchez Vega, periodista canario de 36 años. Con 14, llegó a la final de un concurso televisivo. Su tema, los Beatles. "Perdí, vale, pero al menos me di el gusto de discutir con el rancio del presentador en antena". Su pasión no ha disminuido con el tiempo. "Me emociono cada vez que veo el documental Anthology, la cara b de Abbey Road me parece la cúspide artística del ser humano y preferiría mil veces irme de cañas con Paul McCartney antes que con Megan Fox", dice. Tiene previsto hacerse en cuanto pueda con todos los discos, y si se le pregunta la razón de su amor, se explaya.

"Ya se sabe, el primer amor es el primer amor. Sí, te casarás con otra persona y tendrás hijos con ella, pero nunca olvidarás a aquella por quien tanto sufriste. Los Beatles no sólo fueron el primer amor de muchos, sino de casi toda la industria musical. Son aquel instante irrepetible de absoluta felicidad que ha quedado idealizado: los Beatles, la vez que perdiste la virginidad, aquella gran borrachera con los amigos, los Tours de Induráin, el gol de Iniesta ante el Chelsea o el de Zidane ante el Bayer o, la boda de Rocío Jurado y Ortega Cano... Bueno quizás eso ya sería exagerar".

Fuente: El País

Noticias Relacionadas



9 comentarios:

dcasawang on 21 de septiembre de 2009, 21:19 dijo...

The Clash no sabe nada sobre The Beatles - Dcasawang1 (http://sgt-pepperslonelyheartsclubband.blogspot.com)

manuaguilar on 23 de noviembre de 2009, 21:42 dijo...

Hoy se siguen escuchando 3 o 4 canciones de The Clash, que son las que valen la pena (Police and Thieves es una de mis favoritas), el resto permanecen en el olvido. De cada disco de los de Liverpool se pueden extraer 5 clàsicos, un amigo y yo decíamos que el peor disco de los Beatles es mejor que el mejor de cualquier banda.

felicidades, visita mi blog:
http://beatleologia.blogspot.com

Fran on 2 de diciembre de 2009, 12:20 dijo...

Para los fanaticos de los de Liverpool recomiendo "Beatles" de Lars Saabye Christensen recientemente publicado por Maeva.

Aquí van más detalles:

BEATLES
Lars Saabye Christensen
Los Beatles están de actualidad otra vez y Maeva publica Beatles, una extraordinaria novela generacional por uno de los grandes narradores europeos, Lars Saabye Christensen.
Un retrato apasionado de la generación que creció en los años sesenta a través de la mirada de un grupo de adolescentes fascinados por los Beatles y que deben tomar las decisiones más determinantes de su vida.


Estamos en Oslo en 1965, y Noruega, al igual que el resto del mundo, vive bajo el embrujo de los Beatles en un momento de cambios determinantes. Kim tiene 14 años, y como muchos adolescentes, sueña con tener una banda parecida a los Beatles. Junto a sus amigos Ola, Gunnar y Seb, ha formado The Snafus, con los que espera hacer carrera en el mundo de la música. Mientras tanto, debe hacer frente a los problemas típicos de la adolescencia: las clases aburridas, los primeros amores, la siempre difícil relación con los padres, las ganas irrefrenables de cambiar el mundo…Pero el tiempo pasa y Kim, al igual que sus amigos, debe decidir sobre su futuro cuando lo que más le apetece es hacer el gamberro con su pandilla, robar los anagramas de los coches, estar con chicas y cumplir con todos sus sueños.
Beatles es uno de los clásicos más aclamados de Saabye Christensen, con más de 400.000 ejemplares vendidos en todo el mundo.
El libro está dividido en varios capítulos y cada uno lleva el título de una canción de los Fantásticos Cuatro: I feel fine, Yellow Submarine, Hello Goodbay, Let it be, Come Together. La acción se sitúa en Noruega, entre el año 1965 y diciembre de 1972, con la guerra de Vietnam de trasfondo, la onda expansiva del mayo del 68 en París, de la lucha de los partidos políticos, etc.… Beatles retrata la vida de cuatro jóvenes de clase media europeos, Kim, Ole, Seb y Gunnar, despreocupados económicamente por su futuro que disfrutan de la vida como adolescentes y se niegan a hacerse adultos, viviendo bajo el lema “sexo, drogas y rock and roll” y negándose a crecer y asumir responsabilidades.

Anónimo dijo...

encuentro que es un grupo demasiado bueno sus temas son geniales y bueno me da mucha pensa hablar de ellos ya que encuentro que todos son importantes perso destaco la muerte de jhon lennon un buen cantante y una gran persona ese maldito que le disparó igual siento rabia a pesar de ya han pasado bastantes años pero por culpa de el no los pude conocer si hubiera estado vivo hubiese venido junto al resto del grupo o en solitario a chile y ahí hubiese estado yo en primera fila :(:( bueno por lo menos ha quedado su musica y esa gran enseñanza de luchar y vivir por la paz se que puedo lograr algo :)

Anónimo dijo...

dejo mi correo para el que quiera agregrarme si le interesa the beatles...la musica o por otras cositas mas ejje si no soy tan cerrada :p nickol_ashlee@hotmail.com

beatlzt@hotmail,com dijo...

tengo 23años y cuando escuche a the Beatles, hace como 4años, conoci que desconocia al rock y que no escuchaba musica.

Anónimo dijo...

si tienes razon, gracias a ellos, supe que existia el gran jimi hendrix, erick clapton, bob dylan,chuck berry, janis joplin, the who, the beach boys. que la musica de los rolling stone no es tan buena como la de ellos.

Anónimo dijo...

La musica de los Beatles tiene magia, no puedo describirla de mejor forma. Escribo desde Mexico hoy faltan 34 dias para el concienrto de Paul, fue dificil conseguir boletos, se acabaron en hora y media, pero al menos consegui uno. Un amigo me dijo una frase de esas que no se olvidan "no manches hasta perece que vinieran los 4". Creo que tiene razon alguien de 67 años y que su repertorio en un 60 o 65 por ciento tiene mas de 40 años sea tan admirado es increible, los "artistas" prefabricados actuales y de realitis deberian tener dignidad pedir disculpas y retirarse. Saludos

Anónimo dijo...

cre que la musica comienza cn el rey ELVIS PRESLEY PORQUE lo beateles John ypaul escucharon una cancion de Rey, y despues salieron ellos ellos admiraban al Rey Elvis, luego sigue THE BEATLES, estavblecieron su era. el primero es solista ellos son como grup insuperables, en el regue shakka demus & plier murder she wrote, lo mejor, en ls salsa hector lavoe, en el rock ..teg nugent.. wango tango, y como grupo Rock... kiss y QUEEN

Publicar un comentario